Graviola


La Graviola tambien llamada Guanábana, Catuche, Catoche, Anona de México, Anona de la India, Mole, etc, cuyo nombre científico es Annona Muricata, es un árbol con sus orígenes en Perú, cultivado en la mayor parte de América tropical. También se planta en Hawai, la India, Filipinas y Australia. La zona de producción en el Perú es la Selva central de Chanchamayo. Es un arbusto perennifolio/caducifolio, de 3 a 10 m (hasta 12 m) de altura. Sus hojas perennes son verdes, grandes, oscuras y brillantes. Crece óptimamente entre los 0- 1,000 m.s.n.m. Su fruto es grande y pesado de 5 a 12 kilos, su forma es ovoide y la piel oscura, su pulpa jugosa y de sabor dulce. Contiene numerosas semillas. Se debe cosechar antes de estar madura.

Todas las partes de la planta son usadas en la medicina natural, incluyendo cortezas, hojas, raíces y frutos, pero la parte que contiene la mayor concentración de principios activos es la hoja, en donde se encuentran las ACETOGENINAS, quienes han sido ampliamente estudiadas desde los años 1940 en que se empezó a usar como insecticida, llegando a asombrar a los científicos por su amplio poder, sin causar ningún efecto nocivo en los animales y el hombre, por lo que accedieron a costear investigaciones donde, cada día se descubrían nuevas propiedades, las cuales, por efecto del celo científico e intereses creados, se mantuvo en custodia por mas de 20 años. La globalización y estudios paralelos en Japón y China, descubrieron a la luz, las maravillas de esta generosa planta.


Propiedades medicinales atribuidas a la Graviola

Una de las propiedades curativas que ha echo tan famosa a la graviola es la cura del cáncer pero también es utilizada a  nivel digestivo donde se puede mencionar su función astringente  y sus propiedades como diurético, muy útil en caso de diarreas . El consumo habitual de la fruta favorece los procesos digestivos fortaleciendo la flora intestinal. Es utilizada en casos de estreñimiento, y algunos investigadores afirman que su frecuente consumo, ya sea en jugo o batidos previene enfermedades del colon.

Las semillas pueden ser extremadamente tóxicas para los parásitos y algunos insectos, por lo cual son utilizadas a manera de polvo o aceite esencial en casos de piojos en la cabeza. Las hojas aplicadas a manera de emplastos luego de haber sido machacadas no solo presentan cualidades analgésicas en casos de contusiones, sino también disminuyen el dolor ocasionado por los eczemas y otras irritaciones de la piel.

Las hojas mejoran la función del páncreas son efectivas para desparasitar a los niños, cura la malaria y ayuda a levantar las defensas en personas con quimioterapias y también para las personas con VIH (Sida), prestan un especial beneficio a nivel nervioso, pues la infusión de estas es ligeramente sedante e inductora del sueño, también posee cualidades antiespasmódicas. Es utilizada en tratamientos contra el colesterol y la reducción de los triglicéridos, así mismo ayuda a mantener controlada la presión arterial, previniendo así la hipertensión. La fruta madura es recomendada en casos de reumatismo y gota, pues algunos autores manifiestan que la guanábana es antiescorbútica, vermífuga y antibiliosa.

Por vía externa se recomiendo la decocción de las hojas y los tallos para aplicar como cataplasmas sobre los músculos cansados para relajarlos. También se utilizan para tratamientos contra la diabetes ya que regula el azúcar en la sangre, ademas ayuda a prevenir las gripes y cuando ya se tiene la enfermedad ayuda a la recuperación de esta.

La pulpa de la guanábana esta constitutita principalmente por agua; además proporciona sales minerales, potasio, fósforo, hierro, calcio, lípidos, tiene un alto valor calórico debido a la presencia de hidratos de carbono; además es rica en vitamina C y provitamina A, así como de vitamina B

Pueden ver en la sección composición química y datoscientíficos de la graviola cuales son las propiedades medicinales que se han demostrado con pruebas de laboratorio.

Efectos Secundarios de su consumo

- La guanábana es antimicrobiana por lo tanto consumida a altas dosis pudiera alterar la flora intestinal por eso debemos de recordar que su fruto se consume con moderación de menos a más.

- Por su acción vasodilatador, cardiodepresora e hipotensora esta contraindicada la guanábana solo y exclusivamente durante el embarazo, ya que después del parto es muy recomendable consumir la fruta para que al amamantar la mujer tenga bastante leche para su bebe.


-Se ha detectado que, en ciertos pacientes, la graviola podría producir neurotoxicidad, es decir, podría afectar a nuestros nervios causando graves lesiones. Entre dichas lesiones destaca la posibilidad de desencadenar un cuadro clínico similar al Parkinson por lo que es prudente evitar su consumo cuando se ha diagnosticado la enfermedad de Parkinson, pues al parecer la annonacina inhibe la función de las neuronas dopaminérgicas, las cuales se encargan de desacelerar el proceso evolutivo de dicha enfermedad.

La Graviola y el Cáncer

En 1976 el Dr. Jerry Mc Laughlin de la Purdue University descubrió las acetogeninas de la Graviola, poderosos anticancerígenos. Continuaron esas investigaciones en el Instituto Nacional del cáncer comprobando su efectividad en el cáncer de colon y de próstata. El National Health Center utilizo para otros tipos de cáncer  (gástrico, de riñones y mamas). La Facultad de Ciencias Medicas de la Universidad Católica de Corea del Sur realizo estudios comparativos con la adriamicina (quimioterapico) en tratamientos de cáncer de pulmón.

Estudios realizados en 1998 a 2000 por McLaughlin y por Chih Hw, Chui HF han revelado que las acetogeninas son inhibores del complejo I de la cadena de fosforilación oxidativa con lo cual bloquean la formación de ATP; energía que necesita la célula cancerosa para poner en funcionamiento su bomba mediada por P-glucoproteína, que le permite mantenerse activa. La acetogeninas, también inhiben la ubiquinona-ubiquinona oxidasa, enzima dependiente del NADH que es peculiar en la membrana plasmática de la célula cancerosa. McLaughlin realizó sus investigaciones con las acetogeninas Bullatacin y Bullatacinone.

Un estudio realizado en la Universidad de Pardue en California, demostró que las acetogeninas pueden inhibir selectivamente el crecimiento de células cancerígenas y también inhibir el crecimiento de las células del tumor, resistentes al adriamycin (droga quimioterapéutica). En otro estudio realizado por científicos de la misma Universidad, se demostró que la acetogeninas de guanábana (graviola) son extremadamente potentes teniendo una ED50 (dosis letal 50) de hasta 10 - 9 microgramos por mililitro, resultando tener unas 10,000 veces la potencia del adriamycin.

Hay diversos estudios sobre la anonacina, el compuesto de la guanábana que tendría efectos anticancerosos. Sin embargo, esos estudios fueron solamente realizados in vitro o in vivo en animales, no existiendo aún ningún estudio clínico, en humanos. Un motivo citado para la falta de estudios clínicos en humanos es el hecho de que no se puede patentar una planta, lo que lleva a los laboratorios que patrocinan los estudios a concentrar las investigaciones en los principios activos, acetogeninas anonáceas, en vez de la planta.

Se hicieron estudios a la guanábana comparándolo con el efecto con la adriamicina (conocido quimioterapico). Se comprobó que es 10000 veces mas potente, y que mata las células cancerigenas sin dañar las células sanas como ocurre con la quimioterapia, que además ocasiona náuseas, perdida de peso y del cabello, protege y eleva el Sistema inmunólogico.

Quizás uno de los descubrimientos más importantes relacionados al cáncer es el de los parásitos. Todos los pacientes de cáncer están infectados con parásitos. Los parásitos (los mismos que le dan a nuestros perros y gatos) crean tanto tóxico dentro del cuerpo, con sus excrementos y su orina, que simplemente al cuerpo no le queda ninguna defensa contra el cáncer y sucumbe ante el ataque de las proteasas convirtiendo a cancerosas las células.

Estudios científicos han demostrado que la guanábana contiene cierto tipo de compuestos bioactivos conocidos como acetogeninas de anonáceas, las cuales solo se han encontrado en esta planta y algunas otras de esa familia, siendo la hoja su fuente principal. Las investigaciones demuestran que los principales efectos son los mencionados anteriormente y además tienen propiedades, anticonvulsivas, antimicrobianas y anticancerigenas.

El estudio más reciente data de octubre de 2012, publicado en Cancer Letter, donde se probaron las bondades de este fruto contra el cáncer de páncreas, uno de los más complicados de tratar.

Dicho estudio lo realizó un equipo de investigación del Departamento de Bioquímica y biología Molecular del Centro Médico de la Universidad de Nebraska. Y, según la investigación, la graviola sería capaz de matar las células cancerígenas del plasma gracias a la inhibición del metabolismo celular. Para que nos entendamos, la graviola alteraría el metabolismo de las células, evitando que las señales entre ellas llegaran a buen fin, y de esta forma se impediría su crecimiento, reproducción, tiempo de vida, y hasta la diseminación del cáncer (las temidas metástasis). En palabras de los investigadores, la graviola podría ser un fármaco prometedor.

Por otra parte, en junio de 2011 se publicó otro estudio en Nutrition and Cancer donde científicos de Vigina Tech demostraron que la graviola también podría reducir el crecimiento del cáncer de mama sin afectar al tejido sano. El estudio se llevó a cabo en ratones que tomaron 200 mg de extracto de graviola por cada kilogramo de alimento consumido en su dieta, durante cinco semanas. Tras este período de tiempo se dio una reducción de la expresión de una proteína del tumor de mama (EGFR), lo que llevó a un rango de reducción del crecimiento tumoral de hasta un 32%.

No solo existe esta planta como una solución natural al cáncer  para que tengan una base y averigüen mas les dejamos la siguiente información.